viernes, 18 de febrero de 2011

IMPORTANCIA DE LOS DESCUBRIMIENTOS DE LA NEUROCIENCIA PARA LA EDUCACIÓN

Artículo Nº 5 (19-02-2011)
Por Rosa Elena Castillo Boulangger.
docenciauniversitariaucvarticulos.blogspot.com

Siempre se ha querido saber de que está echo el cerebro, cómo podemos pensar, cómo funciona nuestra memoria y tantas cosas más.
Hoy en día con el avance de la tecnología se ha ido acrecentando el estudio del cerebro humano; si no fuera por los escaneos y mapeos computarizados que ahora existen y que permiten observar el cerebro en funcionamiento, poco se habría avanzado. Atrás quedó considerar al cerebro de forma netamente clínica. Se habla ahora del cerebro emocional, el cerebro social, el cerebro cognitivo, la inteligencia emocional, la neurociencia conductual, etc.
Los educadores debemos tomar en cuenta las investigaciones que se están haciendo al cerebro, pensemos en lo que sabíamos hace 20 años, comparémoslo con lo que se sabe ahora y proyectémoslo a 20 años más adelante.
Se debe tener cuidado con la interpretación y aplicación equivocada de estos descubrimientos.
Antes se creía que solo el área encargada del lenguaje era la única responsable de dicha función, sin embargo se ha descubierto que tanto el hemisferio izquierdo y derecho deben de trabajar juntos, de los contrario los resultados no son iguales.
Así mismo se descubrió que el cerebro tiene un enorme potencial de desarrollo durante los 3 primeros años de vida, es por eso que se les comenzó a enseñar de todo a los niños de esa edad pensando que si no utilizaba su cerebro lo perdería, y no es así, lo que se estanca o se pierde es el crecimiento más no el desarrollo. De ahí la importancia de tener el cerebro en constante actividad, si no se deteriora por la falta de uso, más no por vejez.
El neurocientífico estadounidense Gary Small afirma que hoy en día se está produciendo un cambio evolutivo de la especie humana. El señala que el uso constante de internet y el contacto asiduo con las otras tic’s de la era digital, no solo están cambiando la manera en que vivimos, nos relacionamos y trabajamos, sino que además están modificando la forma como funcionan nuestros cerebros. Diversas investigaciones neurocientíficas estarían demostrando la modificabilidad del cerebro humano ante los cambios e influencias del entorno con el que interactuamos.
Cuando existe un ambiente de estrés, aburrimiento, confusión, baja motivación y ansiedad los alumnos no aprenden bien. La retención del cerebro es alta cuando el aprendizaje se relaciona con experiencias placenteras.
Se ha observado que los docentes que utilizan esquemas en los que pueden establecer conexiones y relaciones claras con los aprendizajes previos que los alumnos tienen están trabajando de forma compatible con el cerebro, pues estudios últimos demuestran que el cerebro aprende mejor por medio de esquemas, de ordenadores gráficos, presentando la información de manera organizada y estructurada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada